Buscar
  • GaiaConexión

Comunicación con Pixel, un ratón excepcional

Comunicación con Pixel.


Pixel fue un regalo muy especial, Pixel llego a mi vida un 14 de febrero (día del amor y la amistad), gracias a que mi pareja lo adopto con el fin de fuera su humana de compañía. Cuando llegó Pixel a casa era un ratón muy pequeño, tendría muy poco tiempo de haber nacido. Pixel creció muy rápido y le encantaba comer sus semillas especiales y sobre todo cereal dulce. Como todo ratón escurridizo, logró salir de su casa de colores y correr por la casa humana, desafortunadamente Pixel fue cazado por uno de mis perros de compañía. Dejó un hueco muy grande y agradecí profundamente el haber tenido la oportunidad de tener un ratón como animal de compañía, gracias a él pude saber mucho más de la especie y de todo aquello bueno que nos brindan. Meses después de su partida me comunico con él para saludarlo, saber cómo se encuentra y para recibir un mensaje. Les comparto la comunicación que tuve con Pixel.


Empiezo la comunicarme con Pixel, lo veo como si estuviera haciendo túneles. Es como si estuviera en un jardín muy grande y corriera mucho, está haciendo túneles en un patio con pasto. Él se encuentra muy ocupado haciendo un túnel o un refugio. Él me dice que tiene mucho trabajo que está haciendo unas conexiones en el suelo como túneles para salir en un lugar y refugiarse en otro.

Patricia. - ¿Pixel estás en un plano material?


Pixel. - Sí, definitivamente estoy en un plano material. Me encuentro más en contacto con la madre Tierra.


Patricia. - ¿Eres un animal de compañía?


Pixel. - Fui adquirido como un animal de compañía, pero me escapé, vivo muy feliz siendo un animal de compañía, pero en estado semi-salvaje. Tengo mi vida soñada, me encuentro protegido por mis humanos de compañía, pero al mismo tiempo puedo sacar mi parte más salvaje y natural. En estos momentos estoy sacado mi parte más creativa y pensando cómo hacer los túneles, tienen que ser de un determinado tamaño y profundidad para que estén bien aireados, eso me mantiene ocupado en mi mente y mi cuerpo.


Patricia. - ¿Qué comes?


Pixel. - Me dan semillas y también encuentro comida en la tierra donde me encuentro en el jardín. Como hierbas semillas.


Patricia. - ¿Pixel, te gustaría platicar de tu vida que tuviste cuando nos conocimos?


Pixel. - Se queda sintiéndome, como tratando de recordar quién era y me dice ya, ya te recuerdo. Contigo tenía una casa de colores con una rueda que giraba, me gustaba la rueda, era una casa pequeña pero muy cómoda, sé que intentabas darme todo para que estuviera cómodo y tranquilo. He de decirte que tenía un poco de temor al olor a perros, pero sentía como me protegías de ellos. Yo hacía ejercicio en mi casa me colgaba de los barrotes y me gustaba roer. Era divertido había túneles y podía mover las cosas de mi casa a mi gusto. El clima era agradable y me dejabas hacer lo que quería.

También tenía regalos sorpresa, algunas veces después de que se limpiaba mi casa encontraba regalos agradables nuevas cosas.


Patricia. - Pixel ¿Sentías la energía de las personas aquí en la casa?


Pixel. - Sentía en su mayoría la tuya, era la más cercana, puedo decir que había mucho ruido y sonidos, pero me llegué a acostumbrar a ello. Me gustaba ver la luz que entraba y me gustaba más la noche.


Patricia. - ¿Cuéntame, tu decidiste salirte de tu casa, y trascender?


Pixel. - Todos tenemos un vínculo con la eternidad, mírame ahora, antes estaba en una casa cómoda y ahora estoy en un jardín haciendo túneles (su energía es como si fuera un arquitecto), aprendí lo que es ser animal de compañía mi servicio lo di muy contento y es muy agradable ser animal de compañía, pero la lección fue dada, aprendiste de mi lo que tenías que aprender y yo de ti. La curiosidad es algo innato en los animales, el querer saber más y conocer nuevos lugares, el querer sentirse libre, esa sensación de salir y poder conocer más me lleno, fue increíble, tuve adrenalina energía y utilicé todos mis sentidos. Yo sabía que podía trascender y tome la decisión de hacerlo, y me ayudo un compañero un aliado de la casa a hacerlo.


Yo vivía muy plácidamente, tenía todo era muy cómodo y me gustaba mover las cosas que habían adentro, podía dormir plácidamente y sin estar alerta, sentía la energía de ustedes cuando llegaban y se iban, me respetaban, yo sabía que nos les gustaba mucho a algunos humanos, pero aun así me respetaban. Comía semillas y me agradaban, pero también comía golosinas y me gustaba dejarlas por todos lados por el aroma, era un ambiente limpio, pero me disgustaba que no oliera mucho a mí.


Mi infancia fue muy impersonal, no sentí el calor humano o el trato humano, sabía que nos criaban para diversas cosas, nos veían como productos y no como animales, les teníamos miedo. Ustedes los humanos tienen una energía muy fuerte y descontrolada, viven con dolor ustedes. Nosotros los animales aceptamos como es nuestra vida y lo que nos sucede no depende de nosotros, estamos a su merced, es como si fuéramos nómadas, nos envían de un lado a otro y viajamos mucho, cuando nos agarran no sabemos lo que sucede, pero por lo general somos alimento para otras especies o también carnaza de otras tantas.


Cuando llegué a casa no sabía lo que sucedía, la energía fue acogedora y gentil, me sentía más identificado con la energía masculina que femenina y cuando de pronto salí de la caja que me trasportaba me di cuenta de los colores y fue emocionante saber que esa era mi casa, ya había llegado a lo que era mi vida y así lo tomé. Primero olí y sentí todo.


Los roedores sentimos mucho con los bigotes sentimos las vibraciones y me gusto mi espacio y el espacio del espacio donde me encontraba, también me gusto que ayudaba moviendo energía, yo era un ratón muy contento y alegre, siempre buscaba cosas que hacer. Veían por mí y me daban sorpresas. Me manejaban, me agarraban con la cola y no era la mejor manera, ustedes los humanos viven entre mucha materia, pero poca naturaleza, ustedes juntas muchas cosas materiales y poca naturaleza. Los humanos están desconectados de esa naturaleza y yo así lo veía. Ustedes reciben mucha energía de los aparatos que ven (haciéndose referencia de las computadoras, celulares y pantallas), pero no reciben energía de la naturaleza. Yo tenía mi casa con cosa más naturales, como mis semillas mis juguetes de madera y mis fibras para roer. Ustedes los humanos están muy vinculados a lo material, pero les hace falta unirse más a lo natural a la naturaleza al medio donde viven.


Patricia. - ¿Cómo fue el paso de regresar a la fuente y cómo decidiste volver a esta vida material?


Pixel. - Mi muerte fue gentil y rápida, no sufrí y fue repentina. Soy un alma ligera y llegue a un lugar de expansión y renovación. Mi cuerpo podía haber crecido más, de hecho, estaba creciendo, pero mi alma necesitaba renovarse, acelerarse y mi muerte fue un proceso de mucha ligereza y renovación. Sentí el dolor de mi partida del hogar donde estaba, sentí el vacío que deje, pero sé que toque corazones, porque mira aquí estamos hablando una vez más, cambie la percepción que tenían de los ratones y eso es algo bueno.


Decidí regresar ya estaba preparado para seguir aprendiendo, dejé atrás lo que viví y hoy sigo aprendiendo de diferente forma, pero sigo siendo el mismo. Yo estoy entregado a las cosas como son y las acepto, vivo con ello y no temo a la muerte es un paso más y es de regeneración, pude decidir estar en descanso y expansión, pero quería seguir experimentando ahora otra faceta mía.


Los ratones aceptamos las cosas tal y como son, damos un servicio muy importante a la naturaleza y a ustedes los humanos, pero no lo ven, no nos ven. Estamos para mostrarles lo que ustedes no quieren ver de ustedes mismos, pero los amamos como hermanos nuestros que son.


Fui un regalo de amor, pero no se han dado cuenta humanos que todos los animales somos un regalo de amor, incluidos ustedes. Nosotros no tememos morir, no tememos evolucionar no tememos vivir, que es diferente a sentir miedo y ser precavido, pero el momento que tenemos lo vivimos.


Patricia. – Pixel ¿Hay algún consejo que nos quieras dar?


A los humanos les diría que no nos vean como objetos o cosas, también sentimos, que nos volteen a ver, vean todo lo que hacemos y lo que hemos contribuido con ustedes, somos más cercanos de lo que creen y de lo que parece. Cuando ustedes se terminen de aceptar a sí mismos y se terminen de conocer a ustedes mismos nos comprenderán y aceptarán hasta ese momento seguiremos creciendo juntos las dos especies como hermanos que somos y seguiremos aprendiendo los unos a los otros.


Ahora yo te pregunto, ¿Qué aprendiste de mí, tu humana?


Patricia. - Aprendí de ti que puedes cambiar las cosas a tu gusto, aprendí a ver más de cerca cómo es tu especie y se comporta, aprendí más sobre ustedes, lo agiles y rápidos que pueden ser, lo graciosos y simpáticos que pueden ser y lo escurridizos e inteligentes que son.


Pixel. – Si, esas son algunas de nuestras características, pero hay muchas más que podrían descubrir.


Patricia. – Pixel ¿Pudiste sentir el dolor que fue para nosotros el perderte?


Pixel. - Claro que se siente y lo percibí de alguna u otra manera, estamos todos interconectados, te agradezco lo que hiciste a mi cuerpo que fue una ofrenda a la madre Tierra (refiriéndose a que lo enterré en mi jardín). Vivamos todos en esta Tierra siendo ofrendas a la madre Tierra.


Patricia. - ¿Hay algún mensaje que quieras darnos a los humanos?


Pixel. - Salgan más a la naturaleza, estén más en contacto con ella, siéntase parte del todo, que el todo es parte de ustedes. Salgan de su mente, valoren lo que tienen alrededor, valoren a sus animales de compañía y el servicio que hace con ustedes, valoren su cuerpo y su materia, valoren su persona, sean creativos. No nos tengan miedo, que no les debemos de dar asco, que nos traten con respeto, hacemos un gran servicio para ustedes.


El significado de mi vida fue ser un regalo de amor y vivir a través del amor. Estamos en momentos con ciertas personas o animales, luego eso cambia y conocemos otros escenarios, eso es parte de la vida. No hay porque extrañarnos si estamos conectados en esencia. Aquí puedo tener una vida más plena, podré tener hijos en esta experiencia.


Se despide Pixel, continúa haciendo sus actividades.


Muy agradecida con Pixel por haber sido parte de mi historia y coincidir conmigo en este plano.





Patricia de Lourdes

Comunica la Luz de tu corazón.

Gaia Conexión

45 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo